Filtros de Tela (Bolsas)

CONTAMINANTES A LOS QUE SE APLICA

Se aplican al control de partículas con diámetros aerodinámicos superiores a 2.5 μm y al control de contaminantes peligrosos del aire en forma particulada, como la mayoría de los metales a excepción del mercurio, ya que una parte significante de las emisiones de mercurio tienen lugar en forma de vapor elemental.

PRINCIPIOS DE LA OPERACIÓN

En un filtro de tela, el gas pasa a través de una tela de tejido o de fieltro, y quedan recolectadas en la tela, por tamizado u otros mecanismos, las partículas contenidas en el gas. Los filtros de tela pueden presentar forma de hojas, cartuchos o bolsas, con un número de unidades individuales encasilladas en grupo. Las bolsas son el tipo más común de filtro de tela. A los filtros de tela se les conoce frecuentemente como casas de bolsas porque la tela está configurada, por lo general, en bolsas cilíndricas. Las condiciones del proceso son factores importantes para la selección de la tela. Algunas telas, como las poliolefinas de nylon, acrílicos y poliésteres, son útiles solamente a temperaturas relativamente bajas, de 95 a 150° C. Para flujos de gases a altas temperaturas, deben utilizarse telas más estables térmicamente, como fibra de vidrio, teflón o nómex.

En los filtros de tela limpiados por chorro pulsante las bolsas están cerradas por el fondo, abiertas en la parte superior y reforzadas internamente por las canastillas. El gas cargado de partículas fluye desde fuera hacia el interior de las bolsas y de ahí hacia la salida del gas. Las partículas se recolectan en el exterior de las bolsas y caen hacia una tolva debajo del filtro de tela. Durante la limpieza por chorro pulsante se inyecta dentro de las bolsas un pulso corto de aire, de 0.03 a 0.1 segundos de duración, a alta presión. Para producir ese pulso se sopla a través de una boquilla venturi por la parte superior de las bolsas, lo que ocasiona la aparición de una onda de choque que continua su trayecto hacia el fondo de la bolsa. La onda dobla la tela, separándola de la jaula y removiendo el polvo acumulado.

REDUCCIONES DE EMISIONES ALCANZADAS

Las eficiencias típicas para equipos nuevos varían del 99 al 99.9%. Para equipos más antiguos estas eficiencias pueden variar del 95 al 99.9%. Entre los factores que determinan el grado de eficiencia de recolección de los filtros de tela se encuentran la velocidad de filtración del gas, las características de las partículas, las características de la tela y el mecanismo de limpieza. En general, la eficiencia de recolección aumenta al incrementar la velocidad de filtración y el tamaño de las partículas. También influye el propio proceso de limpieza. Cada ciclo de limpieza remueve, al menos, parte del polvo retenido, lo que provoca que, al reiniciarse la filtración, la capacidad de filtrado haya disminuido. Muchas de las partículas contenidas en el gas se ven forzadas a atravesar el filtro. A medida que se van capturando nuevas partículas, la eficiencia vuelve a aumentar hasta el siguiente ciclo de limpieza.

APLICACIONES INDUSTRIALES TIPICAS

Los filtros de tela pueden funcionar con gran efectividad en diferentes aplicaciones. Se utilizan en calderas termoeléctricas (carbón), calderas industriales (carbón, madera), calderas comerciales (carbón, madera), procesamiento de metales ferrosos (producción de hierro y acero, fundiciones de acero), productos minerales (manufactura de cemento, limpieza de carbón, explotación y procesamiento de piedra), manufactura de asfalto, molienda de grano. En general, los filtros de tela pueden ser utilizados en la mayoría de los procesos en que se genere polvo y pueda ser recolectado y conducido por conductos a una localidad central.

VENTAJAS

Las ventajas de los filtros de tela con limpieza por chorro de aire pulsante son:

  1. Proporcionan altas eficiencias de recolección tanto para partículas gruesas como para las de tamaño fino.
  2. Son relativamente insensibles a las fluctuaciones en las condiciones de la corriente de gas.
  3. El aire de salida del filtro es bastante limpio y en muchos casos puede ser recirculado dentro de la planta, para conservación de energía.
  4. El material retenido se recolecta en seco.
  5. Normalmente, no presenta problemas de corrosión ni oxidación.
  6. El proceso es relativamente simple.
  7. Los filtros de tela limpiados por chorro pulsante pueden tratar flujos altos de gas, con cargas grandes de partículas.
  8. Los filtros de tela limpiados por el método de chorro pulsante, pueden ser de menor tamaño que otros tipos de filtros de tela, para el tratamiento de la misma cantidad de gas y polvo.

DESVENTAJAS

Las desventajas principales son:

  1. Para temperaturas muy por encima de los 290 o C se requiere el uso de telas metálicas o de mineral refractario especial, lo que puede resultar muy caro.
  2. Para ciertos tipos de polvos, se pueden requerir telas tratadas con objeto de reducir la percolación de los polvos o en otros casos, para facilitar la remoción del polvo recolectado.
  3. Determinadas concentraciones de algunas partículas en el colector, aproximadamente 50g/m3, pueden representar un peligro de fuego o explosión, si se produce una llama o una chispa accidentalmente.
  4. Los filtros de tela presentan elevados requisitos de mantenimientos, como por ejemplo, el reemplazo periódico de las bolsas.
  5. La vida de la tela puede verse reducida a temperaturas elevadas y en presencia de constituyentes gaseosos o en forma de partículas, ácidos o alcalinos.
  6. No son adecuados para ambientes húmedos, ya que los materiales higroscópicos, la condensación de humedad o los materiales adhesivos espesos pueden causar costras o tapar la tela.
  7. Puede resultar necesaria la protección respiratoria del personal de mantenimiento durante el reemplazo de la tela.
  8. En Las unidades con chorro pulsante que utilizan velocidades muy altas del gas el polvo de las bolsas limpiadas puede ser arrastrado hacia otras bolsas. Esta situación provoca que solo parte del polvo caiga sobre la tolva y aumente su acumulación sobre otras bolsas.
Más en esta categoría: Canastillas »